Nuevos talentos apuestan por comida Latinoamericana

360x390

Con solo observar la historia y la oferta culinaria del continente americano, hace 500 años se produjo un intercambio de ingredientes y elaboraciones. Pequeños lazos culinarios comenzaron a unir el Viejo con el Nuevo Mundo, lazos que con el tiempo se entrelazaron y fortalecieron tanto que, hoy en día, es imposible saber dónde empiezan y acaban las influencias y las tradiciones de cada uno.

La cocina latinoamericana es multicromática, particular, picaresca y con raíces adentradas en una historia fascinante; tenemos esa cocina hispanoamericana o mejor iberoamericana tan variada, tan millonaria en sabores, olores y características muy nuestras.

Latinoamérica, donde los ingredientes de sus platillos salen de esas materias primas, de esas producciones naturales de cada lugar. Una Gastronomía propia de cada pueblo nacida de sus productos, su tradición y sus orígenes culturales. Y es que la cocina latinoamericana no es más que el resultado lógico de esa mezcla de elementos étnicos, culturales, sociales que es nuestro continente. Mezcla de vivencias, de costumbres, de gustos y productos que generan lo que vienen a ser nuestros fogones: una verdadera explosión de color y sabor.

El ranking de los Chefs más prestigiosos de América Latina como Alex Atala (Sao Paulo, Brasil), Richard Sandoval (Ciudad de México, México), Gastón Acurio (Lima, Perú) y Jose Garcés (Ecuador), formados por nouvelle cuisine, apuestan por la representación y recuperación del orgullo de una sociedad a través de sus tradiciones culinarias, del adiós a los prejuicios, los complejos y las vergüenzas que estrechan las cocinas del continente, de la recuperación de las raíces, de la reivindicación de las señas de identidad de un país a través de los sabores que definen su forma de comer, y de la puesta en valor de una despensa privilegiada que se nutre de los dos grandes ejes comunes que articulan la región: la cordillera andina y la Amazonia.

Latinoamérica es el destino del momento. Cada día hay más profesionales que acuden al reclamo de algunos de los mercados con mayor nivel de crecimiento del planeta. Los nuevos talentos ya no buscan explotar su fama ni tampoco dar lecciones; sino integrar sus cocinas en la naturaleza de una tierra con sabores nuevos que explorar.

Los mexicanos, por ejemplo, se enseñan con su consagración definitiva como una de las potencias culinarias, la cocina peruana marca una de las corrientes culinarias de moda en medio mundo. Brasil se presenta como la gran alternativa, un continente de cocinas diferente; Panamá muestra una de las realidades emergentes y Colombia estalla en la búsqueda de caminos propios. Argentina y Venezuela. Sin olvidar a Bolivia, Chile o Ecuador, en pleno proceso de recuperación de sus huellas de identidad.

No hay vuelta atrás para un proceso que ha prendido con fuerza Latinoamérica y cada una de sus regiones, y que anuncia lo que algunos han descrito como la última revolución culinaria de nuestros tiempos.

Ivanova Riofrío Freire
Directora Académica de Gastronomía
Facultad de Hospitalidad
Universidad Latina de Costa Rica

Fuentes consultadas: