Hospitalidad: una industria en la que la nutrición juega un papel importante

360x390-29

De acuerdo con el diccionario de la Real Academia Española (RAE), la hospitalidad se define como la “virtud que se ejercita con peregrinos, menesterosos y desvalidos, recogiéndolos y prestándoles la debida asistencia en sus necesidades.

Se puede decir que la razón de ser de la hospitalidad consiste en brindar una cálida acogida y un recibimiento atento al visitante, sea extranjero o local; y es debido a este fin que persigue la industria, que los hoteles, restaurantes y negocios en general de este sector se están preocupando por satisfacer las necesidades específicas de sus clientes, implementando estrategias modernas y nuevas tendencias.

Como parte de estas nuevas tendencias se encuentran el Turismo wellness o de bienestar, y el Turismo de Salud. El primero está destinado a las personas que optan por vacacionar en lugares tranquilos, con la intención de liberarse del estrés habitual en el que viven, desconectarse del mundo y recargar energías.

Por su parte, el Turismo de Salud está orientado hacia aquellos visitantes que necesitan recibir un tratamiento médico, terapias o realizarse una cirugía y, además, quienes buscan el confort necesario para la rehabilitación, luego de someterse a estos procedimientos.

En todos estos procesos de recuperación, la nutrición juega un papel fundamental para alcanzar un estado óptimo de salud, ya que es una ciencia que estudia la relación de la ingesta de los alimentos con las necesidades dietéticas de las personas, con el fin de mantener o mejorar la salud de la población, e involucra una serie de factores que tienen que ver con la alimentación humana, proceso que está íntimamente vinculado con la industria de la hospitalidad.

Actualmente, el perfil de salud en general está cambiando y muestra una tendencia hacia el aumento en la incidencia de las enfermedades crónicas no transmisibles como lo son la obesidad, la diabetes, la presión arterial alta o los trastornos en los niveles de los lípidos; así como otros padecimientos relacionados con la intolerancia o alergias a algún alimento, las cuales incrementan a su vez la probabilidad que la industria del hospedaje reciba turistas con necesidades nutricionales específicas.

Éstas deben tomarse en cuenta a la hora de brindarles un servicio de alimentación, con el objetivo de garantizarles ese bienestar y confort que se ha comentado, así como una experiencia placentera en su estadía.

Sumado a lo anterior, se debe considerar que este turista es una persona que al viajar para resolver un problema de salud, requiere de una atención más personalizada, en la cual se cuiden mucho los detalles y le ayuden a cumplir con las indicaciones que le prescribe su especialista, por lo que esto exige que el personal de hospitalidad esté debidamente preparado para conocer acerca de la condición del visitante y tener claro qué opciones le puede ofrecer para responder a sus necesidades, y si fuera del caso, realizar las adecuaciones que lo ameriten con el fin de convertirse en un aliado de la persona y apoyarle a completar su objetivo de recuperación.

Es decir, ya la máxima de hacer sentir al turista “como en casa”, se ve superada porque la atención que reciba se convierta en un aspecto clave para el éxito del tratamiento, la cual no solo tiene que ver con una garantía de satisfacción, sino con un compromiso de velar también por su salud.

Existe también aquel turista del “wellnessque, consciente de la importancia de una alimentación equilibrada, basa en ello la selección de su lugar de hospedaje o alimentación, y que no necesariamente esta elección está indicada por un tratamiento específico, sino que ya por voluntad propia está interesado en recibir una alimentación variada y equilibrada en cantidades que le proporcionen bienestar a su salud.

Según el Instituto Costarricense de Turismo (ICT) en el 2013 ingresaron a nuestro país 7904 personas cuyo motivo principal de visita fue la salud y atención médica. Adicionalmente, el ICT reporta que del total de turistas que visitaron Costa Rica durante el 2013, un 38,1 por ciento realizaron actividades de bienestar.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) una buena nutrición, dieta suficiente y equilibrada combinada con el ejercicio físico regular, es un elemento fundamental de la buena salud, y está ligada por supuesto al bienestar que buscan las personas cuando deciden viajar tanto para mejorar su condición de salud, como para simplemente distraerse sin descuidar sus hábitos de alimentación.

Johanna Monge Montes
Coordinadora Académica
Facultad de Hospitalidad
Universidad Latina de Costa Rica

Fuentes consultadas:

Instituto Costarricense de Turismo [ICT] (2015) Recuperado de http://www.visitcostarica.com/ict/paginas/modEst/cifras_turisticas.asp

Organización Mundial de la Salud [OMS] (2015) Recuperado de http://www.who.int/topics/nutrition/es/

Real Academia Española [RAE] (2014) Recuperado de http://lema.rae.es/drae/?val=hospitalidad